Luces de la ciudad (extraterrestre)

8 noviembre 2011

Por Guillermo Mattei

De la película dirigida y protagonizada por Charles Chaplin en 1931 hasta la letra de una canción de Mariano Mores o de Zona Ganjah, las luces de las ciudades ejercen un magnetismo atávico en los observadores humanos. Especialmente, si las luces son de ciudades más allá del sistema solar.

Si bien los cazadores de inteligencias extraterrestres se concentraron hasta ahora en el análisis de radioseñales y de pulsos láser ultracortos, un reciente estudio de los astrónomos Avi Loeb (Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica) y Edwin Turner (Universidad de Princeton) sugiere una nueva técnica de búsqueda: detectar las luces de ciudades alienígenas.

“Buscar ciudades extraterrestres puede ser un gran esfuerzo, pero no requerirá recursos que hoy no poseemos”, explica Loeb.

Si la búsqueda se restringe a las civilizaciones con avance tecnológico similar al de la Tierra hoy, es razonable esperar que ellas dispongan de métodos de iluminación artificial para cuando su estrella quede oculta por su planeta.

Por supuesto que la tarea es discriminar la luz de una ciudad en medio del brillo de su estrella madre. Loeb and Turner sugieren observar el cambio de luminosidad en el planeta extrasolar en su tránsito alrededor de la estrella. De manera similar a nuestra Luna, los planetas extrasolares pasan por una fase oscura de Planeta Nuevo y es en ese momento donde hay que escudriñar con precisión y comparar con los brillos de otros muchos planetas.

Si bien el procesamiento de estas débiles señales demandará nuevos desarrollos telescópicos, el testeo puede hacerse con objetos de nuestro sistema solar propio. Loeb y Turner calcularon que los actuales mejores telescopios disponibles podrían ver las luces generadas por la ciudad de Tokyo desde una distancia equivalente al Cinturón de Kuiper (entre 30 y 55 unidades astronómicas), la región ocupada por Plutón, Eris y miles de cuerpos helados. Mientras se catalogan todos los planetas extrasolares similares a la Tierra candidatos a ser espiados, la nueva técnica se desarrolla y ajusta con el borde de nuestro vecindario.

Dado que nuestra tecnología ha virado de las señales de radio y de televisión al cable y a la óptica por fibras, somos menos detectables para nuestros presuntos vecinos. De la misma manera, pasar a detectar luces de ciudades en lugar de transmisiones de A.M., se nos impone lentamente a los terrícolas.

Mucho más allá del cinturón de Kuiper, suena un ringtone en un inimaginable transporte público: “Que se apaguen las luces de la ciudad Gliese 581g /quiero contemplar el cielo quiero mirar algo natural /y es que todos esos edificios van tan altos que no dejan respirar.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: